domingo, 13 de julio de 2008

La Mesnada Rachela devuelve a Covarrubias al Medievo


Desde primera hora de la mañana del sábado, los mercaderes comenzaron a colocar sus productos, los puestos se fueron llenando de todo tipo de reclamos y los primeros visitantes se permitieron el lujo de deambular despacio mirando una y otra vez las diferentes ofertas.
Contrastó con fuerza el atuendo veraniego de los curiosos con los trajes del medievo, con los que para la ocasión se engalanan los racheles. El paso presuroso de caballeros y damas, de juglares, criadas y pajes, llamó poderosamente la atención. Y es que Covarrubias, por unos días, atrasa diez siglos el reloj.
El saludo de Doña Sancha, a vecinos y visitantes, fue de nuevo el acto principal de la mañana, sin olvidar que todas las calles, plazoletas y rincones de la villa acogieron escenas propias de época, como duelos de caballeros o malabares. Hasta que la lluvia hizo acto de presencia dejando la tarde agradable para el paseo por una Covarrubias engalanada por completo
Por la tarde, acudir a la Colegiata se convirtió en cita obligada. El Conde Fernán González y Doña Sancha recibieron el homenaje de sus vasallos. Un heraldo, flanqueado por los caballeros con los estandartes en alto y las espadas envainadas, se acercó hasta el sepulcro, que contiene los restos del Conde de Castilla, y apoyando su mano se dirigió a los presentes. «Castellanos, en esta tumba yace el hombre que hizo de Castilla un condado independiente del reino de León, un hombre querido y admirado por su pueblo. Un hombre cuya motivación extrema era hacer que su pueblo y su gente tuviera identidad propia. Que educó a sus hijos para que defendieran sus ya libres tierras de los sarracenos, así como de otros reinos. Un hombre que hizo de Castilla cuna de grandes hombres y mujeres, que dio nombre a una tierra y a un idioma que hoy es conocido por millones de personas».
Si el homenaje a Fernán González fue el momento para engrandecer su nombre, también lo fue para las reivindicaciones por parte del heraldo antes señalado, que continuó diciendo «hoy en día ¿qué nos queda? Solo recuerdos. No tenemos identidad de pueblo. Vagamos desorientados y ni tan siquiera nuestros políticos defienden con ahínco nuestra identidad». «Castilla -acusó el caballero- es nuestra tierra y no somos capaces de mantener ni tan siquiera su nombre en alto. Hemos olvidado su memoria y su historia. Nuestra herencia no es sino un recuerdo».
Destacó finalmente la presencia de los componentes de ‘Mesnada Rachela’, con sus vistosos trajes medievales. También los vecinos se sumaron a esta evocadora tendencia estética, tradición que año tras año gana más adeptos de todas las edades en la Fiesta de la cereza.

M.M. / Covarrubias
http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Provincia/20080713/covarrubias/mas/medieval/1983F896-1A64-968D-59F0597D006C3E68